¿Qué es un fotomatón?

¿Qué es un fotomatón?

Antaño, se tenían por cabinas de fotomatón aquellas que con fines comerciales se colocaban en sitios de mucho tráfico de gente, en las que debías insertar una moneda y pagar por cada foto que realizases. No obstante, desde hace algunos años una nueva tendencia ha ido abriéndose paso hasta convertirse en un recurso ampliamente utilizado por los planificadores de eventos en celebraciones de todo tipo, desde bodas hasta fiestas nocturnas, pasando por bautizos, comuniones, ferias, congresos y mucho más.

¿Qué tipos de fotomatón existen?

Por lo general, las cabinas de fotomatón pueden ser de dos estilos distintos. Los más comunes son los fotomatones cerrados, compuestos de una estructura cerrada bien mediante cortinas, paredes, paneles o una combinación de éstas. Tienen el objetivo de ocultar miradas indiscretas de las fotos que se toman en su interior, lo que garantiza que aquellos que no están dispuestos a hacer el ridículo en público puedan sacarle el máximo partido al fotomatón.

Por otro lado, los fotomatones abiertos son, sencillamente, eso. Un tótem con un sistema fotográfico y asistido por algunos focos de luces que le den el toque de iluminación perfecto, junto con un fondo atractivo que refleje la temática del evento en cuestión.

Mientras que permiten a más personas tomarse fotos juntas, llegando incluso en algunas ocasiones a las veinte o treinta personas en una misma foto, tienen la desventaja de permitir que cualquiera en los alrededores se pase un buen rato mirando las caras y poses que los invitados al evento ponen al tomarse las fotos.

¿TE INTERESA?  Disfraces grupales que triunfan en cualquier sesión de fotomatón

No obstante, esto no tiene por qué ser una desventaja en aquellas celebraciones de familia o amigos cercanos, en las cuales la diversión está asegurada observando la sesión de fotos que los asistentes van haciendo usando divertido attrezzo preparado para la ocasión.

Algunos beneficios de contratar un fotomatón para tu evento

Por norma general, solía ser un fotógrafo el que realizaba la sesión de fotos en los  fotomatones abiertos. Por el contrario, ahora,las cabinas de fotomatón cerradas y abiertas vienen automatizadas por norma general, y aquellas que incorporen los avances de última tecnología ofrecen una funcional pantalla táctil mediante la cual los invitados pueden elegir entre diversos efectos para aplicar en las fotos, elegir la red social en la que se publicarán una vez tomadas e incluso permiten imprimir estas fotos en menos de diez segundos, con varias copias.

La decoración de estas cabinas de fotos es normalmente personalizable en función de las necesidades de cada evento de manera que puede escoger si sus paredes serán coloreadas con el color de la elección del planificador, o por el contrario estarán adornadas con vinilos en los que se represente cualquier imagen, fotografía o logotipo.

Un fotomatón, y especialmente los fotomatones cerrados, permiten que la gente se divierta sin sentir la inhibición que puede venir de tener que ser observado por el fotógrafo que realiza la sesión de fotos, de manera que las cabinas de fotos automatizadas son la alternativa perfecta para eventos en los que se acoja a una gran cantidad de gente que no se conoce entre sí.

¿TE INTERESA?  Fotomatón boda: 7 errores que nunca deberías cometer

Por otro lado, es la alternativa perfecta para bodas, bautizos, comuniones, cumpleaños y demás eventos familiares y cercanos, ya que al mismo tiempo que garantiza la diversión de los invitados permite la creación de valiosos recuerdos que conservarán toda la vida en un libro de firmas que se confeccione una vez terminada la sesión, o en las fotografías que los invitados se lleven a casa después de que el fotomatón las imprima.

El fotomatón como un instrumento de publicidad viral

También comienza a vislumbrarse en la actualidad el factor publicitario que las cabinas de fotomatón están comenzando a adquirir a raíz de la publicación de las fotografías en redes sociales. Si imaginamos un evento de cinco mil asistentes, en el que la mitad se tome alguna foto, tenemos dos mil quinientas fotografías que serán casi instantáneamente compartidas hacia todos los amigos, cercanos y seguidores de los asistentes.

Cada una de las fotos puede llevar una marca de agua del logotipo de la empresa o cualquier eslogan o creatividad que la identifique, o su página web. Y una vez comiencen a compartirse las fotos en la red, los amigos y seguidores de los asistentes sentirán la tentación de compartirlas. Quienes lo hagan estarán contribuyendo a crear una cadena de visibilidad para la empresa, un logro que no merece ni mucho menos el coste de un simple servicio de alquiler de fotomatón, pero así es.

¿Tienes más claro ahora qué es un fotomatón y las ventajas de alquilar una cabina de fotomatón para eventos? Pues si estás planificando una reunión o celebración de cualquier tipo, contacta con nosotros y te asesoraremos en todo lo preciso para que puedas valorar por completo los beneficios que obtendrás. Esperamos que te haya resultado útil nuestro artículo sobre qué es un fotomatón.

Valora el artículo: ¿Qué es un fotomatón?

2 comentarios
  1. Ha sido un placer contratar este servicio en nuestra boda. Los invitados quedaron súper contentos y se divirtieron muchísimo y nosotros además tenemos un bonito recuerdo.
    Sois encantadores, muchísimas gracias por todo.
    Lo volvería a contratar, lo recomiendo.
    Esther y Oscar(03/09/2016)

    • Gracias Esther!!El placer ha sido nuestro sabiendo que siempre tendréis un gran recuerdo de vuestro día.Un abrazo