El fotomatón fue el origen del “selfie”

La primera aparición del fotomatón fue en la primera saga de Superman, en la que Clark Kent hacía su transformación de hombre normal dedicado a una vida cotidiana a superhéroe con capa roja y mallas azules. Fue protagonizada por Christopher Reeves, quien era era inmortalizado por el fotomatón a lo largo que se producía el cambio de una personalidad a otra. Una cabina de fotomatón era la única prueba real de la identidad de este personaje.

No obstante, esta no fue la única aparición del fotomatón en ese entonces. Fue un americano de origen ruso el creador de la cabina de fotomatón a principios del siglo XX, que seguro no era consciente en ese entonces del desarrollo y la difusión que hoy tendría su invento a lo largo y ancho del mundo. Las innovaciones tecnológicas de hoy, eso sí, han causado que las cabinas de fotomatón de la actualidad disten mucho de las que habían en ese entonces (en las que debías insertar una moneda para tomarte una (o algunas) instantáneas a ti mismo y a tus amigos.

La primera cabina de fotomatón

Fue en París donde se instalaron las primeras cabinas de fotomatón, lugar que le dio mucha promoción al famoso invento fotográfico, ya que el fotomatón de repente ofrecía la solución perfecta a quien intentaba encontrar a la vez libertad y naturalidad a sus instantáneas. No obstante, no fueron todo alabanzas a las cabinas de fotomatón en esa épica. Personalidades críticas (y también algo paranoicas) como el escritor Roland Barthes afirmó que la policía nos fichaba gracias a las fotografías que se tomaban en los fotomatones. Afirmación, cuanto menos, algo exagerada.

Y es en este contexto en el que se enmarca posteriormente la aparición de la tendencia más novedosa de fotografía en la actualidad, el selfie. Un autorretrato que combina esta idea de libertad y naturalidad a la que anteriormente hemos aludido, normalmente con motivo de celebrar nuestra alegría, de exhibir nuestra tristeza por algo, o sencillamente de dar a conocer el lugar donde se está o las personas que nos acompañan.

El fotomatón, pionero en el autorretrato fotográfico

Si se atiende a estos conceptos, nos damos cuenta de que el fotomatón en el siglo XX fue realmente pionero en esta forma de fotografía, ya que le concede por un lado plena libertad al usuario para tomarse la foto como él desee, a la vez que consigue mucha más naturalidad en las fotografías gracias a la intimidad que proporcionan las paredes o cortinas que lo rodean.

La persona que se toma un selfie en un momento determinado evita centrarse en la calidad del resultado, realmente no le importa demasiado. Sencillamente desea tomarse instantáneas de manera rápida, sencilla, libre y, en algunos casos, incluso aleatoria. El diseñador Marc Jacobs no tardó en darse cuenta de las ventajas que ofrecía un fotomatón en una época en la que el selfie aún no existía, y es por ello que tomó la sorprendente decisión de ponerse una falda y meterse en una cabina de fotomatón para su primera campaña publicitaria de Coca Cola Light.

Este anuncio publicitario no tenía otro objetivo que parodiar a los modelos masculinos en sus sesiones de fotos perfectas y pulidas, dejando patente que la gente normal y corriente no debería atenerse a los estándares fotográficos que priman en una sesión de fotos profesional, y que es más importante lucir natural y alegre en nuestras instantáneas que conseguir que la fotografía sea digna de enmarcarse dentro de una sesión profesional de modelos.

Los avances tecnológicos aplicados a las cabinas de fotomatón

Hoy por hoy el fotomatón no ha perdido terreno en absoluto con respecto al selfie, de hecho, se mantiene como una alternativa innovadora y sorprendente para todo tipo de eventos. No hay mejor ejemplo que la pasada gala de los Oscar, cita en la que la revista Vanity Fair organizaba su fiesta fotomatón, en la que reunió a personalidades famosas de toda condición (y fue un verdadero éxito).

Si bien es cierto que las similitudes entre fotomatón y selfie son notables, no creemos que uno sea el sustitutivo del otro. No hay más que ver las innovaciones tecnológicas que están llegando a las cabinas de fotomatón (como la posibilidad de aplicar una marca de agua en las instantáneas o de compartirlas en redes sociales o por correo electrónico) para darse cuenta de que aún hoy día el fotomatón continúa evolucionando y adaptándose a la actualidad.

Alquilar un fotomatón para bodas y eventos es acertar

Fotomatón para bodas, comuniones, ferias, congresos, eventos de empresa, cumpleaños o despedidas de soltero. El fotomatón es una alternativa sorprendente, y probablemente lo seguirá siendo durante bastantes años, para darle a los invitados de cualquier evento una excusa para pasárselo bien, tomarse algunas fotos juntos, y conservarlas en un portafotos colocado en su salón para recordar esos momentos durante toda su vida.

Valora el artículo: El fotomatón fue el origen del “selfie”

MiFotomatón, ganador Wedding Awards 2016 Bodas.net
MiFotomatón, ganador Wedding Awards 2017 Bodas.net
Alquiler de fotomatón bodas - Mi fotomaton
Servicios de alquiler de cabinas de fotomatón para bodas y eventos para todas las ciudades de España
Calle de Velázquez, 59, planta 4º, 28001 Madrid, España